Hacienda al acecho de los youtubers

 

 

En la actualidad con el desarrollo de las tecnologías se han desarrollado multitud de nuevas profesiones. Ser youtuber es una de ellas.

Ahora bien, ¿es un hobbie? ¿es un trabajo? ¿Cuándo deja de ser un hobbie para convertirse en trabajo? ¿Hay que declarar algo al respecto?

La respuesta es clara por parte de la Agencia Tributaria: es necesario tributar por toda aquellas actividades que generen ingresos para el sujeto. En la consulta vinculante V0992-16 de 14 de marzo de 2016, de la Subdirección General de Impuestos sobre la Renta de las Personas Físicas, aclara que la remuneración dineraria o en especie por publicar contenido relacionado es una actividad empresarial que debe estar de alta en IAE (en la mayoría de los casos bajo el epígrafe 899). Además por su parte Seguridad Social obliga a todos aquellas personas que ejercen una actividad profesional, a cotizar mediante el sistema RETA

Los ingresos se deben facturar cumpliendo las normas de IVA y de IRPF, que viene determinado por la remuneración obtenida a través de publicidad procedentes del trabajo personal con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

 

Muchos de los cotizados youtubers en nuestro país han decidido trasladar su residencia fiscal a Andorra para poder el Impuesto sobre el Valor Añadido al 10 en lugar del 21% como se hace en el reino de España, no obstante Agencia Tributaria ha decidido poner mano dura sobre esto y se están realizando gestiones para ver de donde provienen los ingresos generados, comprobar que esté todo reglado y pedir la justificación de que se habita en este país vecino durante al menos 189 días, de lo contrario deberá tributar ante las instituciones españolas como cualquier hijo de vecino.

 

Ante las dudas, puedes contactar con ASINCO Abogados y Consultores SL, especialistas en Youtubers

email

Deja un comentario